Buenos piropos

Mírame una sola vez, ojos color de esperanza, mírame una sola vez, y verás cómo mi amor te alcanza

Perdona… ¿No tendremos algún amigo en común para que nos pueda presentar?

Tu con tus ojos me miraste, yo de piedra me quede; y en ese mismo instante, yo de ti me enamoré.

Dios debe estar distraído, porque los ángeles se le están escapando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.