Otros piropos

Pedirle a mi cabeza, que deje de pensar en ti, es como pedirle a mi corazón, que deje de latir.

Soñé que me amabas, soñé que me querías, soñé que me besabas y me caí de la cama por soñar tonterías.

Me gustaría ser tu sombra para seguirte todo el día, y cuando el sol se apague morir con alegría.

El piropo de los piropos más sinceros tiene solamente dos palabras, y es que “te quiero”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.