Piropos de amor bonitos

Si la estrella del Oriente guía a los marineros, yo me guío por tus ojos que alumbran más que luceros.

Quién quisiera ser tu Sol para alumbrar tu día y la luna para velar tus sueños.

Si tu cuerpo fuera cárcel y tu corazón cadena, orgulloso estaría de cumplir con mi condena.

Mi amor cuando se te enferman los ojos, ¿tú vas a un oftalmólogo o a una joyería?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.